¿Reformar para vender?

Todos hemos sentido una mezcla de ilusión e incertidumbre al comprar nuestra casa, hemos tenido dudas y miedo a no elegir la que más nos convenía. Se convierte casi en nuestro único tema de conversación y acabamos implicando en cierta medida a las personas que nos rodean buscando consejo; pero, ¿qué pasa cuando nos toca estar al otro lado de la operación?, ¿sabemos cómo vender nuestros inmuebles?.

Para todos, nuestra propiedad es la mejor, ya que en su día, la elegimos entre varias opciones. No obstante, las opiniones subjetivas para estos casos no son buenas consejeras, puesto que cada persona es un mundo y, a lo mejor, esta vez, necesitamos ayuda profesional que despersonalice la oferta y la presente como un lienzo en blanco ante los posibles compradores.

Lo primero que busca un comprador evidentemente es la zona que le interesa. La reforma nos ayudará a que elijan nuestro inmueble de entre todos los que se vendan en los alrededores. Tal y como está actualmente el mercado, no en todos los casos influirá en el precio final de venta pero hará más atractivo el local a vender.

Lo segundo que miran los compradores es el precio. Conseguir, como es lógico, más por el menor precio posible. Aquí es donde empezamos a hacer cuentas, ¿cuánto gasto en la reforma y cuánto gano con el piso?.

Para que las cuentas salgan, es importante elegir la reforma adecuada en cada tipo de inmueble. Cuando es de precio medio-bajo, normalmente “un lavado de cara” y unas cuantas técnicas de ‘Home Staging‘ bien aplicadas serían suficientes, ya que no podremos cargar demasiado el precio final. Si el precio del inmueble es alto, una reforma más integral sería lo más adecuado para incrementar su valor. Se trata de potenciar las virtudes y minimizar los defectos.

En general, y sobretodo cuando un piso es pequeño y oscuro lo más adecuado es pintar las paredes en blanco o blanco roto, – ¡cuidado! no sucio-, que nos de luminosidad y amplitud. Si además acuchillamos el suelo y pintamos los zócalos, puertas y armarios empotrados del mismo color, -en vez de cambiarlos-, conseguiremos un efecto casi de piso a estrenar. De esta manera, el futuro comprador podrá después ponerlo a su gusto. ¿No es lo que todos queremos?.

Para potenciar la ilusión de “casa a estrenar” y, salvo que lo de “piso amueblado” sea un requisito, siempre es preferible venderlos vacíos ya que parecen más grandes. Es muy difícil que al posible comprador le gusten los muebles del anterior propietario a no ser que sean de buena calidad o actuales. Es aconsejable dejar sólo los que refuerzan la buena imagen del inmueble.

Los baños y las cocinas son las estancias más caras de reformar pero, al mismo tiempo, las que más se miran en cuanto a instalaciones.  Por eso, y salvo que estén bien, es recomendable intervenir. En el caso de inmuebles de precio medio-bajo, es preferible sustituir los azulejos por unos económicos o por papel vinílico, sobre todo si son de esos de 15×15 blancos, rosas o amarillentos, más antiguos que la pana. ¡Cuidado! tampoco dejéis que los albañiles os pongan los azulejos que les sobran de otras obras por muy buen precio que tengan, suelen ser feos y te pueden hacer un ‘ Patchwork ‘ en la pared contraproducente. Que os asesore un buen decorador/ra.

Puede ser que el inmueble sea lo suficientemente atractivo sin reforma. En ese caso, unas simples soluciones de estilismo de ‘Home Staging’ para presentarlo al comprador y hacer unas buenas fotos, será lo más adecuado.

Se dan casos en los que el inmueble está en una buenísima zona y tiene luz, pero cuenta con una distribución muy antigua, de esas que no hay más que puertas, estancias muy pequeñas y recovecos extraños que acaban con todo su atractivo. A la mayoría de compradores potenciales de entre 25 y 35 años, les gustan los espacios abiertos y las estancias polivalentes. La solución sería tirar un par de tabiques que amplíen visualmente las estancias transportando la luz por todo el interior. En este punto tengo que decir, que así como a los jóvenes les gustan los espacios abiertos, a los mayores les gustan las cocinas independientes. Por lo tanto, cuidado con tirar el tabique que separa la cocina del salón, evidentemente no es cuestión de perder opciones de venta.

Por último, os diré que cuando no hay dinero para invertir, la opción de amueblamiento 3d a partir de fotos reales de las estancias vacías más atractivas puede ser una opción mucho más económica. Al posíble comprador le gustará ver como podría quedar el local amueblado.

Se podría seguir hablando de este tema largo y tendido pero para terminar os daré unas claves de venta:

  • Asesorarse con unos buenos profesionales.
  • Reformar un inmueble hecho polvo será siempre beneficioso, pero sin cerrar las puertas a la creatividad del próximo dueño. No hay que darlo todo hecho.
  • En general una buena reforma permitirá un beneficio en el precio o, como mínimo, posibilitará que la venta sea más rápida.

Suerte en vuestra próxima venta.

Anuncios

Acerca de paolaalloestudioa
Interiorista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: